Locomotora Ing. H. R. Zubieta

Fue la última locomotora incorporada al Tren del Fin del Mundo, puesta en marcha a partir de octubre del 2006, nombrada en homenaje al ingeniero naval bonaerense Héctor J. Rodríguez Zubieta, destacado constructor naval y pionero del turismo en Tierra del Fuego. Es una locomotora de tipo Beyer-Garratt 0-4-0+0-4-0 de trocha angosta (500 mm).

Fue construida en los talleres de Girdlestone Rail en Port Shepstone (República de Sudáfrica) especialmente para el Ferrocarril Austral Fueguino, con numerosos aportes de piezas fabricadas en nuestros talleres en Carupá.

Su largo es de aproximadamente 7 metros, su peso ronda las 10 toneladas y es la máquina propulsora más potente de nuestro ferrocarril, con un motor de 160 HP.

En cuanto a su diseño, es muy similar al de la locomotora “Ing. L. D. Porta” -actualmente en servicio- comúnmente llamadas "garrafetas" (concebidas para circular en trazados sinuosos y con pendientes con una máxima potencia y tracción) y tecnología ecológica de tracción a vapor; pero a diferencia de esta, cuenta con un sobrecalentador de vapor para optimizar su eficiencia térmica y poder de arrastre. Contempla una caldera central ubicado junto a los mandos de control en la casilla; este bastidor distribuye el peso entre los dos chasis de los extremos que contienen los mecanismos del motor a vapor y del tren rodante. Sobre el chasis delantero se posan los tanques de agua y en el posterior el de combustible.

Haga click en la imagen para ampliar
Conozca al Ing. Héctor J. Rodríguez Zubieta

Fue un reconocido ingeniero naval bonaerense, que colaboró de manera activa en el desarrollo del tren más austral del mundo desde sus comienzos para que llegue a nuestros días de la manera que lo conocemos. Se recibió de guardiamarina en el año 1951 integrando la promoción 78' e inmediatamente comenzó sus estudios de Ingeniería Naval. Ya con el título de ingeniero y el grado de Teniente de Navío, decidió que su mayor contribución a la Armada y su país serían desde la construcción naval como civil.

En 1960, su intervención como principal accionista en Astilleros Alianza rescata la empresa de la quiebra y proyecta un ambicioso plan de crecimiento que se concreta a partir de 1970 con la introducción en Argentina del concepto de grada de transferencia, y el Syncrolift®, un ascensor sincrónico de embarcaciones de gran porte; transformando el sistema constructivo por completo. En su mejor momento 1982, la producción de Astilleros Alianza colocó a Argentina dentro de los diez primeros países constructores navales del mundo, luchando el primer puesto de América Latina con Brasil. La calidad de construcción de sus buques era reconocida por las mayores Sociedades de Clasificación Internacionales. Un total de 54 barcos de portes entre 10.000 y 66.000 toneladas salieron de sus gradas, para uso granelero, petrolero, barcos de carga general, reefers de elevada tecnología, draga de succión de alta complejidad y otros barcos menores. 

En 1984, vende su participación accionaria de la empresa y en 1989 vuelve a Ushuaia con su esposa Celia con el plan de construir juntos un hotel para ampliar la oferta turística de la ciudad en crecimiento. En 1993 se inaugura “Las Hayas Resort Hotel”, con infraestructura 5 estrellas ubicado en la ladera de la montaña, cuyos comienzos fueron difíciles, pues el turismo tardó en desarrollarse y la ocupación era muy baja. Pero su tesón y espíritu de lucha llevó a "Las Hayas Resort" a niveles de excelencia internacional, miembro de The Leadings Hotels of the World.

Hector J.  Rodriguez Zubieta fallece en enero del 2005 con el proyecto de su segundo hotel, "Los Acebos Ushuaia" en proceso.