Turista

Con una frecuencia de tres salidas diarias, usted puede viajar en coches calefaccionados dotados de cómodos asientos y amplios ventanales, que permiten disfrutar plenamente el paisaje entre el serpentente río Pipo, montañas y turbales, mientras se conoce más sobre la historia del presidio y su tren que a diario trasladaba a los presos, por medio de un sistema de audio guía a bordo, con voces nativas en español, inglés, portugués, francés, italiano, alemán y chino. Todo esto en un tren que recuerda las épocas de oro del ferrocarril, cuando eran impulsados por imponentes locomotoras vapor, lo que nos traslada mas allá en el tiempo y en la historia.